miércoles, 7 de octubre de 2009

Laureles Deportivos para el niño campeón mundial Sinclair Jones


Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 7 de Octubre de 2009

Laureles Deportivos para el niño campeón mundial Sinclair Jones

Ricardo Sánchez-Serra (*)


El niño Sinclair Jones, que acaba de ser homenajeado por la Municipalidad de San Isidro, ganó recientemente el título de Campeón Mundial de Veleros Clase Optimist, en Brasil.
De sólo trece años, es uno de los campeones mundiales más jóvenes que tiene el Perú. El sobresalió, luego de 12 regatas entre 211 destacados timoneles de 49 países del mundo, para llevarse la medalla de oro del torneo.

Por tal motivo, nos aunamos al pedido del alcalde de San Isidro, Antonio Meier, que el Gobierno le entregue merecidamente los Laureles Deportivos por tan importante galardón. “Es un ejemplo para los jóvenes y para todos los peruanos, que con una actitud ganadora se puede llegar a ser campeón mundial”, dijo de él el burgomaestre, quien lo reconoció, además, por ser vecino sanisidrino.

Los Laureles Deportivos es la máxima distinción deportiva que otorga el Gobierno para los deportistas más calificados, e incluso el nombre del niño Sinclair Jones debe ser inscrito en la fachada del Estadio Nacional o del Coliseo Dibós, junto a grandes como Alex Olmedo, Teodoro “Lolo” Fernández, Gabriela Pérez del Solar, Juan Giha, Ketty Baldwin, Diego Zimmerman, Luisa Fuentes, Alfredo Deza Fuller, Julio Granda, Jimmy Eulert, Francisco Boza, Josefina Salazar y últimamente Sofía Mulanovich, Luis Rivera Espinoza y Kina Malpartida, entre otros deportistas.

Esperemos que el gobierno del presidente Alan García y conociendo su “feeling” personal de lucha contra la burocracia y su apoyo a la niñez y a la juventud, se digne premiar –con los Laureles Deportivos en el Grado de Gran Cruz– rápidamente a un niño que lo merece, más aún que –una vez más– el apoyo del Instituto Peruano del Deporte ha sido nulo o casi nulo.

El niño Sinclair Jones, a quien observé recientemente en la premiación de San Isidro, es “pura pilas”, es muy despierto y tiene un espíritu vivaz, indomable, que ayudó, sin duda, a su notable esfuerzo para obtener el título mundial. Además, es un estudiante destacado (el primero de la clase) y músico por oído (toca la batería, el piano y la flauta dulce).

Un campeón a carta cabal, ejemplo para la juventud.

(*) Periodista. Miembro de la Asociación de Prensa Extranjera.

Email: sanchez-serra9416@hotmail.com / Blog: http://rsanchezserra.blogspot.com/