martes, 28 de septiembre de 2010

Lima debe escoger entre el caos y la tranquilidad

Publicado en el diario La Razón, el 30 de setiembre de 2010
El Látigo del Rufus

Villarán es una réplica del extravagante político Mockus que se desdice y miente con facilidad


Jóvenes la han bautizado como “tía sandía” por sus vínculos con izquierdistas radicales, a los que sin embargo niega


Por Ricardo Sánchez-Serra*

Definitivamente no puedo votar por una candidata como Susana Villarán, que invoca a Dios pero que no tiene valores y falta continuamente al octavo Mandamiento de la Ley de Dios “no levantar falsos testimonios, ni mentir”. Miente con una facilidad que parece profesional o inherente a su personalidad, se parece al extravagante ex candidato presidencial colombiano, Antanas Mockus, que decía y se desdecía.
Mockus, por ejemplo, decía en la campaña que no existe Dios. Sus asesores le llamaban la atención y le increpaban que Colombia era un país católico y no podía hablar de eso; en la tarde Mockus expresaba que creía en Dios a su manera. Asimismo, dijo que subiría los impuestos. Los asesores nuevamente lo regañaban y más tarde aclaraba que no los aumentaría y que lo habían malinterpretado.
Algo así pasa con “la tía sandía” –como le han puesto los jóvenes-, es decir, verde por fuera, rojo por dentro; que tiene vergüenza de decir que es comunista, que es de izquierda, que está vinculada a facciones radicales como Patria Roja y otros, brazos legales de los terroristas, al Sutep, etc. Y cuando se ve descubierta niega a Humala, a todos y dice que es una guerra sucia contra ella.
Está de acuerdo con legalizar la marihuana y la cocaína y ante el escándalo entre dientes dice que no lo haría. Pero el mensaje ya llegó –y con algarabía- a cierta juventud “irregular” como diría mi profesor de filosofía Walter Seminario.
También Villarán está de acuerdo con el aborto. Es sintomático que todos los que están a favor del aborto, ¡nacieron!. El aborto es un acto inmoral y viola el derecho a la vida, pero sin embargo se llena la boca expresando que es católica.
La “tía sandía” expresó que pondrá impuestos a los autos antiguos, con la excusa de defender el medio ambiente. ¿A quién quiere favorecer? Ello haría un gran daño a la economía de los pobres y de la clase media.
Entre sus compañeros de ruta se encuentra el Sutep, el poderoso sindicato de los maestros, que gracias a él nuestra educación se encuentra penúltima en América. Lo peor de todo es que el próximo año se municipalizará la educación y aunque ella diga ahora que nada tendrá que ver el Sutep, intervendrá, pues, es su socio.
Todo es guerra sucia para ella, sin embargo cuenta con el apoyo de empresarios televisivos, de varios diarios caviares y del perverso y pervertido de Jaime Bayly, que él sí ha realizado una guerra sucia contra Lourdes Flores y atacando a todos los que se oponen a la “tía sandía”, como a su ex compadre Tongo y a la prestigiosa periodista Mariella Balbi, a quién insultó cobardemente. Ya me imagino cómo serán las elecciones presidenciales con un mono con metralleta que tiene un programa de televisión.
Además, Villarán se hace la pobrecita, que vive en casa alquilada y tiene 14 propiedades compartidas con sus hermanos, pero que, sin embargo, no las incluyó en su hoja de vida.
Sinceramente, Lima no se puede dejar en manos explosivas, sino en manos serenas, honestas, eficientes con un equipo técnico de primera. Votaré por Lourdes Flores porque su plan de gobierno es el más completo y más adecuado para Lima. Las buenas obras se deben continuar, no paralizarlas “por otras prioridades” como quiere la candidata Villarán.
El alcalde Luis Castañeda debe dejar de hacer cálculos matemáticos para su candidatura presidencial y aunque ya sea un poco tarde, mencionar que votará por su aliada Lourdes, además que va su hijo en la lista de regidores. Él tiene más de 70% de aceptación y si bien no tiene capacidad de endose, algo podrá cosechar la candidata del PPC- Unidad Nacional en estas horas decisivas.
A los demás candidatos, denominados “chicos” y que no tienen ninguna opción, les invocó a que dejen de lado sus apetencias personales y cierren filas a favor de Lourdes. Varios candidatos de San Isidro son ejemplo de desprendimiento y han anunciado que declinan a su candidatura para apoyar al doctor Raúl Cantella, que se encuentra en empate técnico con un ex alcalde que pretende volver. Cantella es un hombre honesto y decente. Este hecho es digno de destacarse y ojalá Dios los ilumine.
Cada voto es necesario, no hay que perderlo. ¡Lourdes merece una oportunidad!

*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera
Email: sanchez-serra9416@hotmail.com
Blog: http://rsanchezserra.blogspot.com/