domingo, 4 de septiembre de 2011

Brasil, siempre potencia

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 4 de septiembre de 2011

EL LATIGO DEL RUFUS



RICARDO SÁNCHEZ-SERRA (*)

Brasil cumple el próximo 7 de setiembre el 189 aniversario de su independencia en medio de un gran prestigio internacional, cuyas fortalezas son ser un país serio que goza de seguridad jurídica para las inversiones, porque cuenta con un sistema político estable, una tradición diplomática de renombre, tener una economía sólida, además de ser considerado un digno representante de la región para integrar el Consejo de Seguridad de la ONU como miembro permanente.
Tiene 200 millones de habitantes, su territorio es el quinto en el mundo en extensión después Estados Unidos, Rusia, China y Canadá. Tiene reservas de petróleo cercanas a 80.000 millones de barriles.
Ya desde 1976 Henry Kissinger lo consideraba una potencia mundial “por sus vastos recursos económicos y poseer un ritmo muy rápido de desarrollo económico”. Y, como recordó el destacado historiador Luiz Moniz Bandeira “en 1854, el diplomático francés Martin Maillefer, llamó a Brasil la Rusia tropical”, que tenía “la ventaja de organización y perseverancia en medio de los Estados turbulentos y mal constituidos de América del Sur”.
En el caso del Perú, intervino diplomáticamente –conjuntamente con Argentina, Chile y EEUU como garantes del Protocolo de Río de Janeiro– en el conflicto del Cenepa logrando el Acuerdo de Brasilia en 1998 que selló la paz definitiva entre Perú y Ecuador.
A iniciativa de Brasil, la OEA dio su respaldo a la democracia venezolana frente a un golpe de estado, al igual que en Paraguay, contribuyó a la paz en Colombia, apoyó a que Argentina obtuviera apoyo financiero internacional ante el derrumbe de su economía en el 2002. Un año después, fue el presidente Lula quien cimentó la confianza con Argentina para lograr que ambos Estados afirmaran sus relaciones, distanciadas por recelos, cuestiones históricas y económicas.
Recuerdo, asimismo, que apoyó al Perú para que se integrara como miembro asociado del Mercosur. En agosto del año 2003, durante su visita a Lima, Lula a pedido del entonces mandatario Alejandro Toledo, llamó a su par uruguayo Jorge Batlle y lo convenció a que destrabara la incorporación de Perú a ese organismo regional.
Entre muchos otros ítems, Brasil forjó la Unasur, de la que se espera mucho en lo político y económico. Lo que sí estaré en desacuerdo, respetando la opinión de Itamaraty, es el acuerdo alcanzado por Brasil y Turquía con Irán respecto a su programa nuclear y si bien no ha sido un éxito diplomático, las potencias lo tendrán presente en el acontecer internacional.
Satisface las últimas declaraciones del canciller peruano Rafael Roncagliolo al privilegiar la relación con Brasil, que es nuestro principal socio comercial en la región, y el tercero a nivel mundial, detrás de Estados Unidos de América y China, siendo necesario fortalecer la cooperación en seguridad y ampliar el turismo, comercio y la inversión. Cabe destacar que el Perú apoya la aspiración brasileña de integrar el Consejo de Seguridad de la ONU.


(*) Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera.
Email: sanchez-serra9416@hotmail.com
Blog: http://rsanchezserra.blogspot.com

http://www.larazon.com.pe/online/indice.asp?tfi=LROpinion03&td=04&tm=09&ta=2011