miércoles, 21 de marzo de 2012

Incertidumbre mundial por Siria e Irán

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 21 de marzo de 2012


Por Ricardo Sánchez-Serra*

Qué fácil es hacer una revolución pidiendo la ayuda militar de la OTAN para desbarrancar un régimen, hacerse del gobierno, ejecutar a los opositores e instaurar un Estado islámico, en este caso.

Libia fue un conejillo de indias, frente a un Gaddafi detestable, por cierto, se armó a los rebeldes, la OTAN intervino e incluso se excedió, probablemente como daño colateral, atacando a civiles.

Hoy ¿qué tenemos?, un gobierno –aún no estable- regido por la sharia o ley islámica, que causa preocupación a Estados Unidos y a los países europeos y que exigen el respeto a los derechos humanos. Rusia y China deben estar mordiéndose los labios por no haber vetado la intervención militar, por eso es que no quieren que se repita los mismos acontecimientos en Siria.

Que ya no deba gobernar Bashar al Asad es un asunto de los sirios. Ese gobierno está probando de su propia medicina por apoyar a los terroristas del Hezbollah en Líbano, ahora tiene su primavera violenta y con uno deseos trastornados de muchos países de ingresar a su territorio. ¿Cuántos decenios tuvo dividido –impunemente- al Líbano para que desde ese territorio los terroristas ataquen a Israel? Si se está dando armas a los rebeldes sirios –como parece que lo están haciendo algunos estados del Golfo Pérsico- se desembocará en una guerra civil y la masacre será mayor, pero en verdad a nadie conviene la caída de Assad, salvo a los kurdos que podrían constituir en el norte un pequeño Estado y que seguramente Turquía impedirá.

Pero hay un principio, sabio por cierto, del derecho internacional, cual es la no intervención en asuntos internos de otro Estado, es un principio rector de las relaciones internacionales, básico para la paz, que debe respetarse, que por supuesto debe exceptuarse en caso de genocidio. Pero no violarlo, repetidamente, para sustituir gobiernos.

Aliado sirio es, asimismo, el teocrático Irán, cuya agresividad pone en peligro la paz mundial. Destrozado Irak, que era, geopolíticamente hablando, el contrapeso de Teherán en la región, hoy está suelto en plaza, niega el genocidio judío por los nazis, quiere la destrucción de Israel (su odio al Estado judío es perverso), desarrolla su bélico plan nuclear impunemente y en lugar que el mundo se alarme por la construcción de la bomba atómica, se está preocupando si Israel ataca primero y destruye todos sus centros nucleares, que sería un acto típico de legítima defensa.

Ahora ¿es conveniente el ataque? Primero tiene que ser muy preciso y destruir todas las instalaciones nucleares, muchas de ellas subterráneas. ¿Se ha medido la contraofensiva iraní? Aparte de la subida del petróleo, ¿se ha calculado la reacción chino-rusa? China depende más del petróleo iraní que los países occidentales. Por otra parte, las sanciones de la ONU a Irán les hacen cosquillas y avanzan sin detenerse para obtener la bomba nuclear. ¡Qué dilema!

http://www.generaccion.com/noticia/147312/incertidumbre-mundial-por-siria-e-iran

http://www.larazon.com.pe/online/indice.asp?tfi=LROpinion03&td=21&tm=03&ta=2012

http://www.facebook.com/ricardosanchezserra
Twitter: @sanchezserra