miércoles, 7 de noviembre de 2012

Lynch debió ser destituido

Publicado en el diario LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 7 de noviembre de 2012

y en GENERACCION:  http://www.generaccion.com/noticia/172805/lynch-debio-ser-destituido

Lynch debió ser destituido

Por Ricardo Sánchez Serra*

Hay algunos sectores interesados en tumbarse al Canciller Rafael Roncagliolo por razones políticas. Hoy se quiere aprovechar la oportunidad de censurarlo en el Congreso por la desatinada y penosa actuación del embajador político ante Argentina, Nicolás Lynch.

Lynch cometió el grueso error de recibir a una delegación del Movadef, organización fachada del terrorista Sendero Luminoso y que realiza campaña en el exterior contra el Perú, presentando a los terroristas encarcelados como presos políticos.

Con esos antecedentes, Lynch, pretendiéndose hacer el “demócrata” recibe a ese grupillo. Su ideología radical se impuso sobre la razón y la sensatez. Y su necedad hace que siga creyendo que actuó bien. Albert Camus decía “La estupidez insiste siempre”.

Por lo que se ve para Lynch sería normal que los terroristas del IRA acudan a las embajadas británicas, o los del ETA a las de España.

Es una excusa barata lo que Lynch menciona en su carta de renuncia, que su salida es un complot por “la oposición de grupos de diverso origen a las relaciones estrechas con la República Argentina y al impulso que su gobierno le da a Unasur”. Esto no se lo cree nadie. Los peruanos sabemos que debemos tener una magnífica relación con Buenos Aires y en el Unasur, porque es un bloque de países que hace fuerte la voz de Sudamérica en el concierto internacional.

Debe quedar claro que el ahora ex embajador se va benevolentemente gracias a su renuncia, y el Gobierno no debió agradecerle, sino destituirlo. Lynch es el único culpable.




*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera.



Twitter: @sanchezserra