miércoles, 9 de enero de 2013

Caso Gringasho: Se ha perdido la brújula

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 09 de enero de 2013
 
Caso Gringasho: Se ha perdido la brújula

Por Ricardo Sánchez Serra*

Me resulta francamente grotesca la propaganda subliminal a un sicario como Gringasho. Un delincuente de alta peligrosidad que ha asesinado a tantos como la edad que tiene y que lo elevan a una categoría de héroe, o mejor dicho de antihéroe.
 

Esas primeras páginas “fugó por amor” lo glorifican en un romanticismo digno de Espronceda, Lord Byron o Bécquer. Cuando ese supuesto menor es un miserable, como lo calificara acertadamente el presidente de la República, Ollanta Humala. El delincuente nato del que habla Lombroso y con crudeza cuando dice: "En realidad, para los criminales natos no hay muchos remedios: es necesario o bien secuestrarlos para siempre, en los casos de los incorregibles, o suprimirlos, cuando su incorregibilidad los torna demasiado peligrosos”. Personas allegadas a Gringasho, o mejor dicho los estudios hechos, señalan que es incorregible e irrecuperable.

¿Qué se pretende con que van a realizar una película sobre su vida? ¿Vanagloriarlo? ¿Es un ejemplo para la juventud? ¿Quieren crear una fantasía? Da lástima que esos realizadores por lograr dinero se envilezcan. Por toda la parafernalia de los medios de comunicación sabemos más de Gringasho que de los héroes. En cambio, hasta ahora no veo una buena película sobre la vida del Gran Almirante Miguel Grau, del General Andrés A. Cáceres, del Mariscal Ramón Castilla, de Francisco Bolognesi.

La sociedad, su gente, ¿está perdiendo la brújula? ¿Se está confundiendo la línea de lo correcto e incorrecto? Gringasho no es más que un delincuente que morirá en su ley.
 
*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera. 
Twitter: @sanchezserra