domingo, 6 de enero de 2013

Me gusta vivir frente a Maranguita High School ¡Qué joda!

Publicado en el Semanario El Poder, el 14 de enero de 2013

Difundido el 06 de enero de 2013 en  GENERACCION:  http://www.generaccion.com/noticia/178370/me-gusta-vivir-frente-maranguita-high-school


Me gusta vivir frente a Maranguita High School

Por Ricardo Sánchez-Serra

Vivo al frente del penal Maranguita High School. Me gusta la adrenalina. Como hay tanta reyerta y fuga, he decidido dejar abierta la puerta, al igual que las ventanas, de día y de noche, pues no quiero que me las rompan cuando los internos se escapen y se quieran esconder.

Para que no se vayan a asustar he puesto en la entrada dos letreros que dicen “Los internos de Maranguita son bienvenidos”, “Siéntanse en su casa”. Además, les tenemos listo un baño caliente, ropa limpia y ensalada fresca, sopa y frutas. Qué pena que esta vez “Gringasho” no vino a visitarme. Le tenía preparado su shambar y su tacu-tacu con cabrito norteño. Como se ve, soy muy hospitalario y creo que así no me tomarán de rehén.



Al evadido le pido que a mi menor hijo le enseñe cómo usar el cuchillo o un arma, ya que siempre es bueno saber defenderse en la vida. Y a mi hija le pido que la eduque en cómo vivir en la vía pública, porque tiene que tener calle para no ser ingenua y la engañen.

Y cuando hay reyerta o amotinamiento me pongo en la ventana para escuchar sus exclamaciones y su lenguaje, me suena a música clásica, dignos de que sean considerados en la Real Academia de la Lengua, que ya aceptó palabras como endenantes, maletear, cuerazo, pata, plomear, compadrito, roche, bacán, cachina…

Por eso no entiendo a mis vecinos que protestan y se quejan por tener ese penal al frente. Dicen que es un peligro, que viven en zozobra y que es un mal ejemplo porque al costado hay nidos y colegios. Ojalá se muden aquí el ex presidente del Poder Judicial, César San Martín y la ministra de Justicia, Eda Rivas, estoy seguro que vivirán fascinados. El nuevo presidente del Poder Judicial, Enrique Mendoza, le prometió al alcalde de San Miguel, Salvador Heresi, que en año y medio o dos reubicaría Maranguita. ¡Qué aflicción, tendré que mudarme con ella!

 
Como decía Einstein “Tengo una pregunta que a veces me tortura: estoy loco yo o son locos los demás”. Bueno, tengo que irme porque me escapé del sanatorio y ya es la hora de mi cita con el psiquiatra. ¡Qué joda!  



*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera.