lunes, 24 de junio de 2013

Fallo de La Haya, no confiaría ni en un chileno muerto

Publicado en el semanario EL PODER, de Lima- Perú, el 24 de junio de 2013

Y EN GENERACCION: http://www.generaccion.com/noticia/188917/fallo-haya-no-confiaria-ni-chileno-muerto


Fallo de La Haya, no confiaría ni en un chileno muerto

Por Ricardo Sánchez Serra*

¿Se termina el diferendo marítimo con Chile luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya?

Tengo un recelo natural por Chile, por su política de rapiña, de “repase” en la infausta Guerra del Pacífico, de terror y de burla contra las leyes de la guerra, hasta tal punto que recuerdo que mi abuelita decía “¡mamita, los chilenos!” ante la proximidad de un peligro cualquiera. Dejar enclaustrada a Bolivia expresa que su inhumanidad continúa en pleno siglo XXI. Así que mi desconfianza es total.

 

El fallo de La Haya es seguro que sea contrario al vecino del sur por la solidez del reclamo peruano. Pero dada la política expansionista chilena durante toda su historia, apelarán hasta el último recurso para no devolver la porción de mar que corresponde al Perú. Seguro apelarán ante al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. O como una segunda opción, al arbitraje del mandatario de los Estados Unidos, que si bien algunos analistas consideran lejano o ya impracticable, está claro en el Artículo Duodécimo del Tratado de Lima de 1929: “Para el caso en que los Gobiernos del Perú y de Chile, no estuvieren de acuerdo en la interpretación que den a cada una de las diferentes disposiciones de este Tratado, y en que, a pesar de su buena voluntad, no pudiesen ponerse de acuerdo, decidirá el Presidente de los Estados Unidos de América la controversia”.

Descabellada o no, la letra es clara. Además los chilenos siguen con sus arterías sobre el Punto de la Concordia –que se encuentra explícitamente en el Tratado de Lima- y el Hito N. 1, sobre la frontera terrestre. Por eso, confiar en los chilenos será siempre una quimera.

Los partidos políticos chilenos acaban de firmar –conjuntamente con sus pares peruanos- un documento conjunto que expresa su compromiso de “aceptar y respetar” el fallo de la Corte de La Haya, pero no he leído en ningún lado la palabra “cumplir” la sentencia.

Así que la pregunta que formulo al inicio del artículo es un ¡No! Concluyente. Preparémonos para lo mejor y para lo peor.

*Periodista peruano. Miembro de la Prensa Extranjera. Analista internacional.