miércoles, 17 de julio de 2013

Columna política en el Semanario El Poder

Publicado en el Semanario EL PODER, de Lima-Perú, el 15 - 21 de julio de 2013


EL LÁTIGO DEL RUFUS

Por Ricardo Sánchez Serra

-          Me huele mal el anuncio de los magistrados de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de irse de vacaciones y decir que el fallo sobre el problema limítrofe entre el Perú y Chile lo darán no antes de setiembre.  Puedo equivocarme, pero ¿No era tan fácil que ganaba nuestro país por la tesis de la equidistancia? ¿Se están cociendo habas?
 
 

-          La opinión pública ha visto muy mal la repartija de cargos en el Tribunal Constitucional, la Defensoría del Pueblo y el Banco Central de Reserva, por parte de los partidos políticos en el Congreso. ¿Esa es la forma adecuada de nombrar gente para esos cargos? Por eso la gente se decepciona de los partidos. No hay ninguna democracia y menos meritocracia.

-          ¿Queremos Mistura? Sí, pero bien hecha y con seguridad garantizada. No basta que nos protejan con más policías, serenos y que pongan más cámaras de seguridad. Por eso es de destacar la preocupación del alcalde de San Miguel, Salvador Heresi, de que se haga Mistura con todas las seguridades: que las pistas de la Costa Verde estén terminadas, que los puentes peatonales estén concluidos, que se coloquen a todo el acantilado las geomallas, para que así no existan accidentes que lamentar. Son 25 mil vehículos que circulan diariamente por la Costa Verde, a otros Mistura han acudido en un día 40,000 personas. Sin puentes peatonales, ¿la gente por dónde va a bajar? Temerariamente por los circuitos vehiculares y por los acantilados. Después no digan que no se les advirtió.
 
 

-          Lo que le han hecho algunos países europeos al presidente boliviano Evo Morales de no autorizar el ingreso de su avión al espacio aéreo, no tiene nombre y va contra el Derecho Internacional, por eso son justas las protestas y que algunos países sudamericanos en solidaridad llamen a sus embajadores en Italia, Portugal, Francia y España.

-          El espía norteamericano Edward Snowden no es ningún perseguido político, es un traidor a su país por revelar los secretos de inteligencia, por eso no merece el derecho de asilo, aunque se lo han dado algunas naciones latinoamericanas. Es como si un militar pasa secretos militares a otro país: es un traidor. Ahora está llorando: “Soy Ed Snowden. Hace un poco más de un mes, tenía familia, un hogar en el paraíso, y vivía en una gran comodidad”. Llora como mujer lo que no pudo enfrentar como hombre.

*Periodista. Miembro de la Prensa Extranjera
Twitter: @sanchezserra