miércoles, 22 de octubre de 2014

O se democratizan los partidos, o mueren

Publicado en el diario La Razón, de Lima-Perú, el 22 de octubre de 2014


http://larazon.pe/67603-o-se-democratizan-los-partidos-o-mueren.HTML




O se democratizan los partidos, o mueren


Ricardo Sánchez Serra                        

Partidos políticos fuertes garantizan la viabilidad de la democracia en un país. Deben canalizar la aptitud de la ciudadanía para el gobierno nacional, regional o local y, asimismo, capacitarlos para el ejercicio democrático y de gestión en general.

Resulta preocupante para la salud democrática del Perú, una reciente encuesta de Ipsos, en la que se señala que el 83% de los ciudadanos no se sienten representados por los partidos políticos y más aún que el 66% dice que no participaría en una agrupación política si tuviera tiempo.

Ello se debe, sin lugar a duda, al propio desprestigio de los partidos por falta de democracia interna o a la visión y estructura caudillista en extremo, y que al morir el jefe se va extinguiendo el movimiento; igualmente, falta de ideología, doctrina o ideales.

Hemos observado, por ejemplo, los escándalos en los partidos por las cuotas de poder y en las candidaturas, además de falta de conducta democrática. Peleas internas ventiladas públicamente, líderes partidarios que elogiaban a los competidores y no a sus candidatos. Otros que amenazaban que si ganaban la presidencia de una región, no ayudarían a las comunas que ganaran los opositores a su movimiento.
 

Todo ello, sumado a la falta de transparencia de los partidos de no presentar los gastos de campaña, el transfuguismo o partidos de oposición que se suben al carro del gobierno, hacen que la ciudadanía pierda la fe en los partidos, en el sistema.

De acuerdo a un interesante y valioso estudio realizado por Manuel Ruiz Huidobro, del Instituto Perú de la Universidad San Martín de Porres, que grafica la decadencia de los partidos, de más de 15 millones de votos válidos en las últimas elecciones regionales, correspondieron el 44.2% a los movimientos regionales.

Los partidos continúan muy alejados: Solidaridad Nacional logra un 17.63% (del cual Luis Castañeda significó el 17.2%), el Partido Aprista 9.68% (Enrique Cornejo obtuvo el 6%), Alianza para el Progreso 8.04%. Fuerza Popular de Keiko Fujimori 6.06%, Acción Popular 2.45% y Perú Patria Segura 2.12 (Salvador Heresi personalizó el 2%).

Asimismo, Somos Perú 1.37%, Partido Popular Cristiano 1.23% y Perú Posible 0.26%, entre otros.

No soy agorero para pronosticar si los partidos actuales están en proceso de extinción, pero si es peligroso para la estabilidad del país que los movimientos regionales radicales, no democráticos o mercantilistas acrecienten su poder y actúen al margen del Ejecutivo. El Perú se rompería en pedazos.

Los partidos deben democratizarse o morir. Convendría, igualmente, crearse instituciones de formación política para la formación de una nueva hornada de líderes que nuestro país necesita imperiosamente.