jueves, 19 de marzo de 2015

Acoso sexual, violación y castración

Publicado en el diario UNO, de Lima-Perú, el 19 de marzo de 2015. Pág 17
http://diariouno.pe/columna/acoso-sexual-violacion-y-castracion/

Acoso sexual, violación y castración


Ricardo Sánchez Serra

El Perú ha tenido que sancionar una Ley por Acoso Sexual en espacios públicos. Daba vergüenza que nuestro país sea noticia mundial y esté presente de esa manera en los medios de difusión por los continuos depravados que acosan a damas de toda edad. El acoso sexual es la conducta física o verbal de naturaleza o connotación sexual realizada por personas en contra de otras, que no la desean y rechazan por vejatorias. Recuérdese los casos en el Metropolitano, en los micros y combis, y las comunes “punteadas” a las chicas en los ómnibus. Las penas se incrementan si las perjudicadas son menores de edad, o si los docentes son los acosadores.


Las instituciones feministas pedían, asimismo, sanciones a las miradas persistentes, besos volados y silbidos, hechos que fueron rechazados lógicamente por los legisladores. Recuerdo que le pregunté a una dirigente de la onegé Demus ¿cuál es el “border line” entre piropo y acoso? Y me contestó raudamente “no debe haber ninguno”. Muy exagerada, pensé. A los hombres también nos pellizcan o nos tocan y si es una dama, solo sonreímos. A los “otros” les damos una lección.

De otro lado, hay que sancionar severamente también a los violadores. Y se debe tomar en cuenta seriamente la iniciativa del candidato presidencial Mauricio Diez Canseco, quien propugna la castración química para los delitos leves, y quirúrgica para los graves.

Se ha demostrado en otros países que la castración química (inyecciones regulares de antiandrógeno) es eficaz acompañada de un tratamiento psicológico al agresor.

Para su aplicación debemos tomar en cuenta que el Perú tristemente ocupa el tercer lugar en el mundo por violaciones sexuales, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud. Cerca de 4000 violaciones sexuales al año, que representan solo el 36% -de las que denuncian- y del cual 75% son menores de edad.


Por otra parte, aunque crean que puede ser exagerado, a esas “peperas” reincidentes ladronas –acaba de morir una persona en Los Olivos porque le administraron una sobredosis de droga-, deberían aplicarles de castigo la ablación parcial, pero esto será tema de otro artículo.