miércoles, 18 de marzo de 2015

Nos toca Marchar por la Vida

Publicado en el diario LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 18 de marzo de 2015

http://larazon.pe/opinion/17358-nos-toca-marchar-por-la-vida.html/

Nos toca Marchar por la Vida


Ricardo Sánchez Serra

Cada cierto tiempo la sociedad participa del proceso democrático mediante el cual elige libremente a los que serán sus representantes y que deberán gobernar y legislar para el bien común. Y dado que la mayoría tiene bien clara una orientación política, una cultura, un credo religioso, etcétera, los candidatos buscan expresar en sus ofertas electorales lo que demanda una sociedad que necesita ser representada. En una sociedad eminentemente religiosa es común ver que en el último tramo de la campaña los candidatos dicen que "son católicos", van a Misa el día de las elecciones, visitan a los líderes evangélicos o participan del ritual de la Pachamama. Aún se recuerda que Alejandro Toledo quiso asistir a Misa el día de las elecciones y se encontró con la puerta cerrada de la Iglesia. 



O también a la actual pareja presidencial -Ollanta Humala y Nadine Heredia- buscando congraciarse con el mayoritario sector religioso, cuando al recibir del Cardenal Juan Luis Cipriani un rosario bendecido por el entonces Papa Benedicto XVI, se comprometieron a gobernar respetando los valores que abogan por la familia. Sin embargo, optaron por aprobar el aborto terapéutico y en vez de invertir en equipar los hospitales con la tecnología necesaria, se compraron máquinas para abortar y pagar a capacitadores para adestrar al personal médico a realizar un aborto, es decir, para matar niños. Y así se llenan los bolsillos  las onegés  y clínicas abortistas. 


La campaña de concientización y embrutecimiento aplicada por esas instituciones criminales responde a un modelo extranjero de los años setenta: Norma McCorvey alegó que ella había sido violada por una pandilla y estaba embarazada. Sus abogadas necesitaban una "cliente" para poder atacar la ley que prohibía el aborto en Texas y convencieron a Norma de que debería procurar un aborto, en lugar de tramitar la adopción para su bebé. La campaña tuvo como resultado que se legalice el aborto en los 50 estados de la Unión. En 1987, McCorvey admitió que no había sido violada y hoy es una defensora de la vida y una luchadora contra el aborto.  


Y, así, siguiendo en cada país ese engañoso guión preconcebido, se pretende aprobar el aborto. Ahora solo los cándidos caen en la trampa publicitaria.      

Por eso, para evitar que se engañe a la población se organiza cada año una marcha para defender la vida. Este sábado 21 de Marzo tenemos que romper el récord de asistencia del año pasado, que fue de 250 mil personas.