miércoles, 23 de diciembre de 2015

Gobierno sinónimo de cobardía. Tags: TIA MARIA, ministros, @carlosraffo elecciones, partidos


Publicado en el diario LA RAZÓN, el 23 de diciembre de 2015

http://larazon.pe/opinion/54363-gobierno.html/

Web FEDERACIÓN DE PERIODISTAS DEL PERÚ http://www.fpp.org.pe/gobierno-sinonimo-de-cobardia/

Gobierno sinónimo de cobardía


Ricardo Sánchez Serra

Las infelices declaraciones de los ministros de Agricultura y Energía y Minas sobre el proyecto Tía María: “no está en la agenda” y “veo complicado que se le dé licencia de construcción”, respectivamente, muestran que el Gobierno del presidente Humala claudicó ante el terrorismo antiminero, evidenció falto de autoridad, ausencia de liderazgo y lo peor de todo es que al engañar a la minera Southern Perú, deja la imagen internacional del Perú por los suelos y por esa actitud y falta de seriedad, muchas dudas a futuros inversionistas.

La empresa minera hizo todo lo posible para socializar el proyecto –y aunque aún falta el rush final- el Gobierno incumplió con las mesas de diálogo y no supo defender los intereses del país, que están por encima de 10 espartambos y huaraqueros, y chantajistas “lentejeros”. La gobernadora regional, Yamila Osorio, tampoco se queda atrás en su falta de liderazgo y mediocridad. La cobardía y el miedo los subyugó y paralizó. Los malos peruanos se han dado cuenta de cómo liquidar a la autoridad.

El Estudio de Impacto Ambiental demostró que agro y minería pueden convivir. Sobran las explicaciones -que ya las han brindado- sobre sus bondades y el progreso que pudo conseguir el Valle de Tambo, pero la miopía de los gobiernos central y regional pudo más.



Cambiando de tema porque no deseo que mi hígado nuble la mente, nuevamente ante las próximas elecciones los peruanos tenemos que escoger el mal menor. Hay planchas contra natura o como dijo el marketero Carlos Raffo en un tuit: “Esta campaña está llena de travestis electorales”.

Por solo defender sus intereses, los políticos cambian de camiseta cuantas veces sea necesario y los caviares tienen la maña de trabajar para todos los gobiernos. La crisis de los partidos políticos peruanos atenta contra la democracia y promueven el transfuguismo y la corrupción. Si se quería fortalecer a los partidos la valla electoral debió elevarse a 8% y mientras no se les robustezca, democratizándolos primero internamente con elección de dirigentes y delegados vigilada por la ONPE, tuvo que continuarse con el voto preferencial.

Los partidos tienen la obligación de poner lo mejor de sus cuadros, profesionales y leales, al servicio de la sociedad y convocar a los técnicos independientes más calificados. Hoy estamos viendo “jales” solo por conveniencia política y también alianzas solo para sobrevivir. En la elección de abril muchos partidos o movimientos –y vientres de alquiler- no pasarán la valla electoral, no sacarán el 5%, es decir, un millón de votos. Lo cual es saludable para la democracia, siempre y cuando no estemos regalando nuestra firma a nuevos advenedizos.


Twitter: @sanchezserra