miércoles, 20 de julio de 2016

¿Quién chantajea a quién?

Publicado en el diario LA RAZÓN, el 20 de julio de 2016

http://larazon.pe/opinion/77077-quien-chantajea-a-quien.html/


¿Quién chantajea a quién?


Ricardo Sánchez Serra

El Sodalicio de Vida Cristiana pidió perdón públicamente por las mortificaciones que habrían sufrido algunos de sus integrantes por parte de algunos de sus dirigentes. Es más, su actual superior, Alessandro Moroni, señaló que lo haría personalmente con cada uno de ellos.

Aunque para unos pocos hay escepticismo, la actual directiva del Sodalicio está actuando de buena fe para la reconciliación y hay que recalcar que son hechos aislados. Es decir, el Sodalicio, como institución, no está inmerso en esas vicisitudes. Sin embargo, los enemigos de la Iglesia están activos para seguir desprestigiando a las instituciones eclesiales y al propio cardenal Juan Luis Cipriani acusándolo que no había enviado los expedientes del Tribunal Eclesiástico a Roma, hasta que esta tuvo que aclarar que estaban en investigación. Calladitos se quedaron los difamadores.

El Vaticano envió a un visitador apostólico que brindó su informe. El propio Moroni indicó que pediría ayuda al Papa para su reforma y este designó al Arzobispo de Indianápolis, para que acompañe en la reforma.

Los esfuerzos para la reconciliación se ven plasmados, asimismo, con el nombramiento de una comisión para reconciliación;  y la contratación de expertos internacionales, quienes se están reuniendo con las víctimas.

En medio de estas acciones unos cuantos exsodálites iniciaron juicio al Sodalicio y está en espera si la Fiscalía abre investigación. Un par de ellos apelaron a la prensa denunciando que el Sodalicio “demora la reparación económica”. Incluso trascendió que habrían pedido millonarias indemnizaciones, que en ninguna parte del mundo se han solicitado y menos aceptado, y todavía por cuestiones más graves.

Hay víctimas que han iniciado el proceso de reconciliación con el Sodalicio, que incluye asesoramiento psicológico y reparación; y es lógico que los que han hecho un proceso judicial se espere el veredicto, para luego conversar directamente con los afectados. No se puede hablar de reparación económica en medio de un juicio porque se puede malinterpretar que se está tratando de comprar o influir en las víctimas.

El abogado de la institución sodálite, Claudio Cajina, informó que “Es riesgoso que aparezca el Sodalicio ofreciéndoles dinero. Si eventualmente más adelante no se llega a un acuerdo con ellos, se entendería como que queremos comprar silencios”.

Es un tema doloroso que debe estar en el ámbito privado, si se cree que utilizando los medios de difusión se va a presionar, no solamente se hacen daño a sí mismos, sino también a la Iglesia.