miércoles, 22 de febrero de 2017

Turquía, caza de brujas a los periodistas

Publicado en La Razón, el 22 de febrero de 2017

Federación de Periodistas del Perú
 http://fpp.org.pe/2017/02/22/turquia-200-periodistas-en-prision-y-9-000-despedidos/

Turquía, caza de brujas a los periodistas


Ricardo Sánchez Serra

Turquía va rumbo al totalitarismo de manos de su presidente Recep Tayyip Erdoğan, que como si pareciera un sultán, está exigiendo todo los poderes para sí y continúa persiguiendo a los periodistas. Ha convertido a su país en el más grande violador de la libertad de expresión y en la cárcel más grande de periodistas.

El autogolpe de julio del 2016 le sirvió como pretexto para encarcelar a todos los opositores y enviar al Parlamento una reforma que le permitirá gobernar hasta el año 2029. Como su partido AKP tiene mayoría aplastante en ese poder, ya se aprobó, pero irá a referendo en abril.



Entre los principales puntos de la reforma figuran: transferir al mandatario todo el Poder Ejecutivo, atribuciones –ahora- del primer ministro, un cargo que desaparecerá; además, el poder nombrar y destituir a sus ministros; intervenir directamente en el funcionamiento del Poder Judicial.

Asimismo, podrá gobernar por decreto, sin necesidad del Parlamento y abolirlo convocando a nuevas elecciones.

Algunos residente turcos en Lima temen por sus vidas y estaban preocupados por las falta de noticias de lo que ocurre en su país. Ellos pertenecen al Movimiento Gülen, que ha sido proscrito por Erdoğan y ha perseguido y torturado a sus miembros.

Esta organización es una corriente de pensamiento pacifista, propulsor de valores, de excelencia en la educación e igualdad entre las etnias, respeto a la democracia y favorece una forma de alianza entre las religiones contra el materialismo y el ateísmo. Su líder es el insigne erudito turco Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos.

De acuerdo al reciente informe de Reporteros Sin Fronteras, 200 periodistas se encuentran en prisión preventiva o arresto en comisaría,  192 medios de comunicación han sido cerrados y 9.000 periodistas fueron despedidos en los últimos cuatro años.

Turquía propugna pertenecer a la Unión Europea, pero esta organización ha reaccionado débilmente ante las vejaciones antidemocráticas de Erdoğan, porque está chantajeada, debido a que el país asiático puede abrir sus fronteras para que millones de refugiados irrumpan en Europa. Es el mismo miedo que existe con Marruecos –al no presionarlo por su invasión al Sáhara Occidental- que amenaza invadir Europa con hachís y la inmigración ilegal.

Si bien en la Cumbre de Malta, los dirigentes europeos no dijeron ni pío sobre la situación en Turquía, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muiznieks, solo atinó a señalar que los turcos cambien “urgentemente el rumbo” y reafirmen “su compromiso de proteger la libertad de expresión”. Dice que el espacio para el debate democrático se ha reducido en forma alarmante y que la cultura judicial debe cambiar.

@sanchezserra