miércoles, 17 de enero de 2018

Debe cerrarse la Embajada del Corea del Norte en Lima

Publicado en LA RAZÓN, de Lima-Perú, el 17 de enero de 2018

Debe cerrarse la Embajada del Corea del Norte en Lima


Ricardo Sánchez Serra

El solo hecho de amenazar a diplomáticos norteamericanos y sus familias, aquí o en la Cochinchina, o peor aún planificar atentados, es gravísimo.

Recién entendemos por qué dos diplomáticos norcoreanos fueron expulsados por el Gobierno del Perú y, asimismo, por qué la Embajada de Estados Unidos de América puso un alerta a su personal: “En respuesta a la información reciente sobre amenazas, y hasta nuevo aviso, se requiere temporalmente que el personal de la Embajada utilice vehículos para ir y volver de la Embajada. Caminar, correr y andar en bicicleta desde y hacia la Embajada están estrictamente prohibidos.”

Por su parte, la Cancillería peruana solo atinó a expresar que: “El Gobierno del Perú adopta esta medida (la expulsión) al haber comprobado que el personal diplomático de esa Embajada ha desarrollado actividades incompatibles con sus funciones diplomáticas”.



Otros países como Italia, España, Myanmar y México también expulsaron a los diplomáticos norcoreanos, pero por la actitud beligerante de Kim Jong-un “el chico cohete” y sus  continuas violaciones de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En el caso de España fue todo el personal, por lo que a partir de octubre la embajada en Madrid permanece cerrada.

Dado que el régimen norcoreano es totalitario, nos parecería inverosímil que sus diplomáticos en Lima actúen por sí solos. Es seguro que recibieron directivas de Pyongyang. Si bien nuestros servicios de inteligencia desbarataron el plan norcoreano, no entendemos por qué no se cierra esa embajada en Lima. Lo que ha hecho Corea del Norte es una afrenta al Perú, una violación a nuestra soberanía, un irrespeto total al país.

Esa nación asiática no tiene inversiones en Perú, las relaciones comerciales son casi nulas. No nos une nada y más bien nos divide su beligerancia, mientras que el Perú es hoy miembro del Consejo de Seguridad que acaba de “reafirmar su compromiso con la promoción de la paz y estabilidad internacional”.

El presidente Alan García, durante su primer gobierno,  compró a Norcorea 20 mil fusiles Kalaschnikov AK-47 para las fuerzas policiales y estableció relaciones diplomáticas. Después, las relaciones son inexistentes.

La Embajada de Corea del Norte debe ser cerrada. Tenemos el derecho de vivir tranquilos, tanto peruanos, como extranjeros.


@sanchezserra


jueves, 11 de enero de 2018

Caso Sodalicio, al que se debe castigar es a Figari


PUBLICADO EN PERUINFORMA.COM
http://www.peruinforma.com/caso-sodalicio-al-se-castigar-figari-ricardo-sanchez-serra/


Caso Sodalicio, al que se debe castigar es a Figari


Ricardo Sánchez Serra

A pocos días de su llegada al Perú, el Papa Francisco ordenó intervenir al Sodalicio de Vida Cristiana.

La noticia sorprende, debido a que no hay nada nuevo bajo el sol y que justifique una intervención mediante un comisario apostólico, el colombiano monseñor Noel Antonio Londoño Buitrago, obispo de Jericó.

Las denuncias contra algunos miembros del Sodalicio por acoso sexual, están documentadas por peritos internos y externos. Es más, la Santa Sede había enviado un visitador apostólico, monseñor Fortunato Pablo Urcey, obispo de Chota, quien evacuó un informe. 

Luego, nombró al entonces obispo de Indianápolis (hoy cardenal) Joseph Tobin como delegado ad nutum del Vaticano, bajo cuya guía seguía hasta hoy el Sodalicio.

Es de público conocimiento que esta agrupación religiosa enfrentó el problema de las víctimas atendiéndolas psicológica y económicamente. Es más, declaró a Luis Figari como culpable de los delitos que cometió, lo declaró non grato y pidió a la Santa Sede su expulsión de la institución.

Entonces, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (Santa Sede), en acuerdo expreso con el Papa, solo prohibieron a Figari a contactarse con miembros del Sodalicio y lo confinaron a una casa en Roma, con la prohibición que regrese al Perú.




Alessandro Moroni, su Consejo, estaban reformado la institución, como mencioné, con el Cardenal Tobin.

Lo que debió hacer la Santa Sede es expulsar a Figari, entregarlo a la justicia y poner fin así a su exilio dorado. Por eso me extraña que ahora, en lugar de castigar ejemplarmente a Figari, intervengan a la asociación religiosa, mediante un comisario.

Recuerdo la entrevista al Cardenal Tobin, en donde señalaba que solo se aplica el comisariato “cuando hay una cierta ingobernabilidad” y que esa necesidad no la veía. Y no se ve.


Por supuesto que no es el fin de la institución religiosa, ni debe serlo. Hay mucha gente buena y santa que debe continuar con su labor pastoral en el Sodalicio.

@sanchezserra
 

miércoles, 10 de enero de 2018

Y ahora ¿habrá tregua?

Publicado en LA RAZÓN, el 10 de enero de 2018
http://larazon.pe/2018/01/10/y-ahora-habra-tregua/


Y ahora ¿habrá tregua?


Ricardo Sánchez Serra

El país no puede, no debe, continuar dividido contra el fujimorismo o contra el Gobierno. Es hora del apaciguamiento, de la tranquilidad y que todos trabajen en paz.

Estamos paralizados ya muchas semanas, por el caso Odebrecht o el indulto al expresidente Alberto Fujimori.

El caso Odebrecht debe continuar su rumbo solo en el Poder Judicial y los legisladores a realizar grandes normas.

Los fujimoristas deben arreglar su propia casa. Ya se encuentra en libertad el líder histórico y muy merecido por cierto. No olvidemos que Alberto derrotó al terrorismo y la hiperinflación, entre otros actos positivos, Lo malo que sucedió en su gobierno ya los pagó.

El odio no debe continuar, solo los terroristas no le perdonan que los haya vencido y utilizan a jóvenes ilusos a quienes nunca les contaron el desastre, la hecatombe de las acciones terroristas que ensangrentaron el Perú.

Dentro del fujimorismo nos parece muy mal que se continúe saludando el indulto pero no la forma. Hay que ser contundentes, valientes y no confundir con tibiezas que aprovechan los comunistas y los desinformados.



Ahora hay que dar respiro al nuevo “Gabinete de la Reconciliación”. Deben dejar de trabajar a los ministros y recuperar el tiempo perdido. Debería haber una tregua mínima de tres meses, para recién empezar a evaluarlos.

Lo que sí la prioridad de prioridades es la reconstrucción, el despegue de la economía, luz verde a las inversiones mineras como Tía María, Minas Conga, Santa Ana, entre muchas otras.

Cambiando de tema, es una verdadera lástima que uno de los mejores ministros, como el de Defensa, Jorge Nieto, deje el gabinete. Enfrentó con eficacia el desastre en el norte, llevándose toda la gloria las Fuerzas Armadas, que se reencontraron con la población y obtuvieron su gratitud.

Fue un jefe “protropa”, privilegiando el bienestar del personal, como en el caso de las viviendas.

En el caso del accionar de las Fuerzas Armadas –conjuntamente con la policía- en el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) tuvo una labor encomiable en la lucha contra el terrorismo y narcotráfico, principalmente recuperando numerosos pueblos para el Estado y entrando al bastión terruco Viscatán.

Respetó la tan ansiada meritocracia en los ascensos militares. Impulsó la honestidad y transparencia en la Agencia de Compras de las Fuerzas Armadas y dio todo el apoyo al trabajo del General FAP Carlos Caballero, quien cumple una eficiente labor como jefe de la Agencia Espacial del Perú (CONIDA).

Nieto era el ministro más político del gabinete, realizando comentarios prudentes y precisos en defensa de la gobernabilidad y del presidente Pedro Pablo Kuczynski. Sin más poder que su voz, era un primer ministro en la sombra, un verdadero pararrayos del mandatario. Un personaje que necesita todo gabinete.

@sanchezserra



miércoles, 3 de enero de 2018

Vargas Llosa quemó cerebro



Publicado en LA RAZÓN, el 3 de enero de 2018

Vargas Llosa quemó cerebro


Ricardo Sánchez Serra

Una vez más el escritor peruano español, Mario Vargas Llosa (MVLL), destiló su odio contra el Perú en una tribuna internacional como el tabloide El País.

Para los que no conocen a MVLL, él se convirtió en enemigo del Perú cuando perdió las limpias elecciones presidenciales frente a un “japonesito”, Alberto Fujimori. Su vanidad no podía soportarlo. Y digo contra el Perú, porque años después pidió al mundo que bloqueen al país. 

Al leer su fétido artículo, la ceguera que le produce la animadversión al fujimorismo que lo derrotó, del que nunca se pudo reponer, aparte que pierde todo lenguaje literario reemplazándolo por simplones calificativos, miente y miente mucho.



Una de sus perlas es que el Perú está incendiado y que las “manifestaciones de protesta se multiplican por doquier pese a las cargas policiales”. El que está quemado es el cerebro del escritor, que no pide paz, calma –que tanto el país necesita- y se dedica a desprestigiar al Perú y a sus instituciones en el exterior.

La vanidad traiciona la prudencia y como señala el académico francés, Nicolás Chamfort “Vano quiere decir vacío; es tan ruin la vanidad que para afrentarla basta llamarla por su propio nombre”.

¿Cuándo dejará MVLL de destilar odio contra el Perú? Está tan fuera de la realidad nacional, en un mundo tergiversado que tal vez asimila lo malo de las cortes europeas, que vino al Perú en medio de los desastres por las inundaciones, para presentar frívolamente a su novia la señora Isabel Preysler, sin embargo, no donó un sol de su amasada fortuna a los damnificados.

Si tanto le interesa el Perú,  ¿por qué él y su familia no crean un partido político, vienen y aportan? Bien fácil es escribir desde un iglú, fuera de la realidad y todavía basado en meros dimes y diretes. MVLL es un Nobel de Literatura malévolo, con una vida personal –que no nos incumbe- desordenada, trasegada, sin paz, pero a cuyos artículos le impregna sus deshonestidades y traiciones, haciendo mucho daño al Perú.

Su triste accionar hace recordar siempre los fuertes calificativos que le endilgó  Hernando de Soto.

@sanchezserra